sábado, 15 de agosto de 2015

EL PRECISO INSTANTE EN EL QUE NACIÓ LA MAGIA...


En la distancia, te miré, y comprobé que me mirabas... Había entre nosotros un espacio aparentemente vasto y desconocido: éramos auténticos extraños aunque nos hubiéramos cruzado en alguna ocasión de forma accidental. Sin embargo, en nuestros ojos se podía leer todo, como si tuviéramos la clave del código secreto con el que empezábamos a comunicarnos en silencio... secretamente...

martes, 4 de agosto de 2015

ROMANCE DEL FOGOSO ROMEO Y LA DULCE JULIETA. 1.- LA MELANCOLÍA DE ROMEO


"Bello amor…
Que escarbas en mi memoria
y en la noche de mis tiempos…
Que penetras en mi pasado,
removiendo mis recuerdos…"

Emilio Muñoz
De "Espejos en el tiempo..."


— Si la desdicha tomara nombre de humano ser, se llamaría Romeo, pues no conozco amante más desventurado que yo mismo. ¡Qué desdicha la mía, que por más que humillo mi corazón a la diosa fortuna no logro atrapar la mirada de la bella Rosalinda!
Romeo, joven e impulsivo —inmaduro y altivo— reclama al destino el pesar que le produce su mala estrella. Su carácter sensible y apasionado le lleva a frecuentar amores con la misma desenvoltura con la que las mariposas revolotean entre las flores. Más que dueño de sus sentimientos, bien podría decirse que son sus emociones las que le arrastran y zarandean como si fuera un barquito de papel en medio de una cruel tormenta.
— Bien haría en dejarme llevar por el viento y alejarme de este lugar que tanto humilla mi corazón y agota mi aliento. Querría rendirme ya, repudiar mi fe y vagar desnudo por los caminos inciertos de este mundo hasta ser asaltado por malhechores que, ávidos de sangre, atravesarían mi pecho y darían fin a mi vida y a mi desconsuelo.