martes, 4 de agosto de 2015

ROMANCE DEL FOGOSO ROMEO Y LA DULCE JULIETA. 1.- LA MELANCOLÍA DE ROMEO


"Bello amor…
Que escarbas en mi memoria
y en la noche de mis tiempos…
Que penetras en mi pasado,
removiendo mis recuerdos…"

Emilio Muñoz
De "Espejos en el tiempo..."


— Si la desdicha tomara nombre de humano ser, se llamaría Romeo, pues no conozco amante más desventurado que yo mismo. ¡Qué desdicha la mía, que por más que humillo mi corazón a la diosa fortuna no logro atrapar la mirada de la bella Rosalinda!
Romeo, joven e impulsivo —inmaduro y altivo— reclama al destino el pesar que le produce su mala estrella. Su carácter sensible y apasionado le lleva a frecuentar amores con la misma desenvoltura con la que las mariposas revolotean entre las flores. Más que dueño de sus sentimientos, bien podría decirse que son sus emociones las que le arrastran y zarandean como si fuera un barquito de papel en medio de una cruel tormenta.
— Bien haría en dejarme llevar por el viento y alejarme de este lugar que tanto humilla mi corazón y agota mi aliento. Querría rendirme ya, repudiar mi fe y vagar desnudo por los caminos inciertos de este mundo hasta ser asaltado por malhechores que, ávidos de sangre, atravesarían mi pecho y darían fin a mi vida y a mi desconsuelo.

Romeo gime como un infante la desdicha de saber que no es correspondido por la sobrina del Capuleto, Rosalinda. Más la joven doncella, lejos de saberse amada, ni siquiera ha reparado en la existencia del ingenuo Montesco.
— No puedo comprender esta vida que, después de arrastrarme a los pies del más bello de los sentimientos, termina entregándome a la frustración del amor no correspondido. ¡Si acaso mi amada Rosalinda supiera del fuego que me abrasa y de la adoración que le profeso! Más el cruel destino decidió arrojarme despabilado y humillado en brazos de Morfeo sin recompensarme con la dulce sensualidad que se agita en los labios de mi adorada Afrodita.
Pasa el día y Romeo vive sumido en una burbuja de melancolía. Nada parece existir que consuele su mal de amores. Al final, sus amigos lo citan para acudir a la fiesta de los Capuleto, enconados enemigos de su familia. Será divertido, piensan unos, pues aprovechando la oportunidad de ocultarse tras una máscara, podrán mofarse en sigilo de esa familia sin ser reconocidos. Pero Romeo no repara en tan frívolos propósitos pues solo advierte que no puede haber otra oportunidad más propicia que esa para presentarse ante su huidiza Rosalinda.

¿Quién no se ha sentido alguna vez como Romeo? ¿Quién no renegó deliberadamente del mundo, acaso por una sola vez, para recogerse en la intimidad de tan profundo sentimiento? ¿Quién no se olvidó de su persona, en alguna ocasión, para ser solo llama y deseo? ¡Ardiente pasión! ¡Fuego eterno!

¿Y quién no rinde culto a aquellos agitados días de conmovedora belleza? Pues reconozcamos con humildad que la rosa se marchita... ¡más el anhelo de esos días pervive vehemente en nuestro corazón hasta el final de nuestra misma existencia!
— ¿Acaso la veré...? ¡Ciertamente! Solo sí mis ojos dejarán de ser ojos podrían privarme de encontrarla en mi mirada... Y ella ¿reparará en mi presencia? ¡Oh, extrema agitación! ¡El ansía me empuja a la acción con tanta fuerza como me retiene el temor! Me pregunto, mi infiel destino, si no me verás morir de amor antes de que se presente la ocasión...

Il trovatore
De musas y ensoñaciones...
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


Luke howard - Schlusshymne
(por durutti9006)


2 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Emilio, siempre tan tiernas tus letras.
Un beso.

Feliz verano, y linda semana tengas.
:)

ALBORADA dijo...

Tus entradas son un canto al amor, un susurro de Romeo, un suspiro de Julieta y el beso maravilloso de Afrodita, acaso puede resistirse Rosalinda a la virtud de tu prosa.
Creo que no...

Que bello escribes, mi querido amigo del alma, cuanta vitalidad y fuerza hay en tus letras a pesar de la nostalgia que leo entre líneas.
Si alguien describe con la intensidad de amar la vida, eres tú.

Un abrazo muy grande, tan grande que no cabe en un pedacito para comentarios, pero no lo achiques, ehhhhhhhhhhhh

Cuídate mucho, cuídate siempre, adelante.