martes, 31 de mayo de 2016

LO QUE EL SILENCIO NUNCA PODRÁ ACALLAR…


¡Cómo brillaba...!
¡Cuán inexorable brillaba
aquella luna de la eternidad!

Leopoldo Lugones (1874 - 1938)


Aquellos bellos momentos
que el silencio no podrá acallar…

Aquellos atropellados sentimientos
que, por siempre, pervivirán…

Aquella limpia inocencia
que sembró de rosas nuestros sueños…

Y aquella noble entrega
a la que jamás renunciaré…

Jamás…

Il trovatore
De musas y ensoñaciones...
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


Michel Pépé - La Clairière Féerique
(por Michel Pépé)


2 comentarios:

Entre palmeras... dijo...

El amor inocente que sembró rosas en el jardín del alma, es el campo florecido de los sueños necesarios que nunca morirán, nunca...

Tus letras se sienten brotar tan desde muy dentro de ti, que leerlas es llenarse de emoción, es sentir que lo más hermoso que puede surgir en los seres humanos, no tiene tiempo.

Gracias mil, querido Emilio, nunca dejes de escribir, la sensibilidad brilla desde tu pluma.

Abrazos muchos, mi cariño y admiración.

Entre palmeras... dijo...

El video que compartes, sus imágenes, colores, música, ha sido seleccionado con tanta sabiduría para tu entrada, que aunque sé no te gusta se pondere tu arte, soy yo, una simple personita que deja a su corazón elegir la belleza, soy yo la que:

SE QUITA EL SOMBRERO