jueves, 8 de diciembre de 2016

DEL AMOR…


“Alguna vez, de un costado de la luna
verás caer los besos que brillan en mí…”

Alejandra Pizarnik (1936 - 1972)
Del poema “Más allá del olvido”


Tantas palabras… Tantas frases… Tanto arte… ¡De tantas diferentes formas invocamos al amor…! Bien lo sabemos nosotros cuándo hemos recorrido el mundo entero con el corazón para encontrar su sentido y perfecta realización… Doloroso trayecto si es la inocencia el único equipaje con el que se viaja.

Más nunca nos rendimos… Jamás entregamos nuestra alma al comercio por unas gotas de amor adulterado. Y siempre nos entregamos apasionados en la experimentación de su más pura esencia, aun sabiendo que eso nos quemaría las entrañas… En ninguna ocasión el dolor fue obstáculo para enaltecer tan sublime sentimiento: muy al contrario, fue una grandiosa excusa para dar vida a ese maravilloso alegato que nos hará inmortales.

Después de tanto tiempo, decirnos “te amo” se ha convertido en algo que va mucho más allá de las propias palabras. De hecho, eso es lo de menos… Es este juego que nos inventamos hace años… hace décadas… hace vidas… Es esta experiencia que nos une como partes indisolubles de una misma expresión… Es esta obstinación nuestra en vivirnos de esta extraña manera en la que tratamos de mantener ajena e inmaculada la pura experiencia del amor… Es esta la única realidad en la que nos reconocemos…

Este será el humilde rastro que dejaremos a nuestro paso… Ese que el viento y la lluvia tratarán infructuosamente de borrar.

Il trovatore
De musas y ensoñaciones...
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)


FallenLights - Scars (ft. Dianna)
(por Ambient)


1 comentario:

Entre palmeras... dijo...

Desposeídos de todo, con el pecho al descubierto, desnudos de orgullo, desafiando obstáculos, límpia brilla la inocencia en busca del Santo Grial, se eleva la mirada más allá, para atesorarlo en una urna de cristal, como guardián, el corazón y en el silencio su latido, para romper las sombras...

Que bello escribes, querido Emilio.

Un fortísimo abrazo.