viernes, 14 de abril de 2017

ÚLTIMO ADIÓS… (RECREACIÓN)


“Temer al amor
es temer a la vida…”

Bertrand Russell (1872 - 1970)


Yazco aquí, mi Señor, sobre el corazón de tu reino, ayer vientre que me dio la vida. Permanezco inmóvil y desamparado, sintiendo la lluvia sobre mi rostro y el latir de esta tierra a la que regreso para ser desposeído de todo cuanto soy y poseo…


Sé bien que despertaría la compasión de aquel que me encontrara aquí, en mitad de la nada, inerte y en tan lastimosas condiciones, más todo me resulta ahora ajeno y distante. Ya no siento el frío, ni padezco de hambre alguna, ni el dolor se aferra a mis heridas… Por el contrario, una inesperada quietud me invade fruto de este pacto secreto que he firmado con el destino y por el que, al fin, se me concede el descanso que tanto ansío.

Se desvanecerán, pues, las ensoñaciones y huirán repentinas las musas que durante tantos años me acompañaron… Pero permanecerán los ecos de lo que tantas veces mis labios pronunciaron: que debo mi suerte a un ángel que acompañó mis pasos cada día, que me ofreció acogedor refugio y digna morada, y con el que surqué la oscuridad de la noche hasta descubrir, en luminosa coronación, cada sublime alborada.

Dedicaré mis últimas palabras a entonar tu nombre, mi amor soñado… ¡Mi rutilante amor…! Con la última bocanada de aire te tomaré en mi pecho para no dejarte escapar ya nunca más. En tu etérea presencia resonará el último latido de mi corazón... Este será el póstumo testimonio de mi amor, justo cuando las palabras y el aliento me hayan abandonado.

Il trovatore
De musas y ensoñaciones...

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)


Ecstatic Tunes - Ethereal Love
(por Good Music)


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es precioso lo que has escrito.
Amapola Azzul.

Es verdad que escribí algunas entradas en algún blog sin opción a comentar, en parte por mi ánimo en parte porque publicaba menos.

No lo se.
Un abrazo grande Emilio. Gracias por pasarte .

Entre palmeras... dijo...

Qué puedo comentar al leerte, qué palabras pueden ser capaces de transmitir el sentimiento y la emoción que me provocan cada una de tus letras, la inmensa profundidad que habita en ti, tan inmensa, como hermosa, como hermoso suele ser un amor etéreo que crece en el alma.

Un gran abrazo, mi querido Emilio, que nunca te abandone tu prosa, porque es como sentir el latido de tu vida.

Cuídate mucho

RECOMENZAR dijo...

Tu escrito llega al alma
gracias por compartir